Quiénes sómos


La Asociación es un Sindicato Independiente formado por trabajadores portuarios, que se sufraga, únicamente, con las cuotas sindicales de sus afiliados, garantizando así su independencia y su libertad a la hora de defender los derechos e intereses de los mismos.
La Asociación, al igual que otros sindicatos o movimientos independientes, se creó a raíz del descontento generalizado de los trabajadores portuarios valencianos con los sindicatos de clase y mayoritarios.

Cuando se creó La Asociación en 1998 se impuso el compromiso de cumplir siempre y de forma escrupulosa sus estatutos, sobre todo aquellos encaminados a impedir que sus representantes se lucren o beneficien por realizar la actividad sindical que han decidido llevar a cabo de manera voluntaria; no tiene cabida ni futuro en La Asociación aquél sindicalista que pretenda utilizar el cargo para su beneficio.

La Asociación nace con la vocación de ser una organización destinada a crear una conciencia social de solidaridad, compañerismo y reparto del trabajo entre compañeros, estar al servicio y al lado de los trabajadores portuarios a la hora de representar y defender sus derechos, reivindicar todo aquello que decidan los afiliados en sus asambleas y anteponer los intereses del colectivo portuario en su conjunto, incluso, por encima de los del sindicato.

Para La Asociación, es muy importante que todos entiendan que la actividad sindical es una tarea no lucrativa, porque es la única forma de terminar con el falso y engañoso mito de “es bueno aquel que se coloca si consigue algo para los demás”. Buscar una explicación a este mito es tratar de justificar y mantener en el tiempo la corrupción que tanto daño provoca siempre a la parte más débil. Al final, los desmanes y las facturas terminan pagándolas siempre los mismos.

La Asociación, proclama la defensa de los trabajadores, en toda su amplitud y aspectos, cuyo único límite debe ser la decisión del propio trabajador, independientemente de que su voluntad sea popular o bien vista por los demás.

La Asociación no entiende ni entenderá jamás el poder de representación que le es otorgado por los trabajadores tras unas elecciones, como un cheque en blanco. Tampoco lo entiende como una representación en términos legales estrictos. La Asociación entiende la representación sindical como un grupo de personas designadas por los trabajadores para que transmitan sus reivindicaciones, sus inquietudes y sus quejas, es decir: como meros interlocutores de la voz popular.
A menudo la representación sindical se convierte en una especie de órgano de dirección que ejerce erróneamente su poder sobre sus propios compañeros o lo que es peor, en simples correas transmisoras de los deseos de la patronal.

La Asociación no se incluirá nunca entre esa representación y seguirá siendo LA ALTERNATIVA al modelo sindical que desde hace años se ha implantado en nuestro país.

Deja un comentario