Un sindicato de verdad: sin posturas ni mentiras

Los grandes sindicatos en España, han tenido un papel clave en la lucha obrera, pero su mecanismo de financiación, su estructura interna excesivamente jerarquizada, la actitud cada vez más funcionarial de sus trabajadores, la continuidad en el poder y la convivencia con los partidos políticos, han traído consigo la corrupción y el inmovilismo.Los grandes sindicatos ya no piensan en sus afiliados: lo importante para ellos es sobrevivir y mantener sus estructuras de poder intactas: hasta tal punto ha llegado el absurdo en estas organizaciones que incluso han llegado a plantear ERES entre sus propios empleados.
La Asociación reivindica el papel original de los primeros sindicatos, que tenían, como única razón de ser el afiliado, los intereses del afliado.